10
Jun

El principal principio activo del tabaco es la nicotina, tanto por su comercialización y consumo, esta considerando como una de las drogas para generar mayor capacidad de adicción, si la comparamos con las demás sustancias psicoactivas, es de fácil obtención, bajo costo y rápida acción cerebral que se produce en pocos segundos, alrededor de 10 segundos luego que el fumador realice la acción.


Se han identificado mas de 6,500 componentes en el humo del tabaco, farmacológicamente activo, tóxicos y con actividad para producir cáncer. El tabaquismo es considerada como una enfermedad por la organización mundial de la salud, y se considera como una de las primeras causas evitables de muerte en Europa.
Hay otros conceptos que se definen como tabaquismo pasivo, que es la exposición de personas al producto del humo en lugares cerrados, llamados fumadores de segunda mano, un tercer grupo que es los residuos de olores y sustancias que quedan expelidas en lugares cerrados donde ha habido fumadores, sustancias que se quedan adheridas a paredes, vestidos, baños y estos son los llamados fumadores de tercera mano.


Los patrones de consumo de tabaco varían según sexo y edad. La franja en nuestros medios mayormente esta entre 18 y 55 años. Es mucho más frecuente en hombres que en mujeres y la mortalidad sigue siendo alta en ambos sexos.


El tabaquismo o la dependencia del tabaco esta asociada mayormente a enfermedades respiratorias como bronquitis crónica, enfisema y aumenta de manera considerable los daños en pacientes asmáticos con hábitos de fumar, los cuales se producen un remodelado importantes de las vías aéreas que lo van convirtiendo en pacientes con peor respuesta al uso de broncodilatadores habituales usados en la terapéutica de esta enfermedad.

Se han comprobado daños muy importantes con lo que tiene que ver con mecanismo de defensa del aparato respiratorio en lo que se produce importantes daños en el aparato mucociliar y en las glándulas mucosas, bronquiales, lo que consecuentemente va a producir importantes daños de tipo obstructivo en el sistema bronquial y consecuentemente estos pacientes van a presentar con el tiempo datos de tos y expectoración abundante, así como episodios de broncoespasmo (apretamiento) que con el transcurrir de los años van produciendo baja calidad en la función pulmonar y de hecho, a mayor tiempo con estas sintomatologías, se producirá invalidez desde el punto respiratorio, ya que estos pacientes se les dificultara la realización de actividades físicas propias que pueden hacer personas con su misma edad.


igualmente, esos daños respiratorios a largo plazo que han disminuido las defensas propias del sistema respiratorio, el cual al igual que la piel, es el único expuesto al medio ambiente, pero con la condición de que no resiste las agresiones del medio externo, condicionan de manera considerable problemas de tipo infeccioso como la neumonía, bronconeumonía, en vista de que consecuentemente hay daños simultáneos que se producen en el parénquima pulmonar donde están representados por los alveolos , los cuales producen el intercambio gaseoso de oxigeno hacia la sangre, el cual se vera disminuido en los fumadores sobretodo cuando ya padecen la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, sobretodo la llamada enfisema pulmonar.

Tratamiento para dejar de fumar

Dejar de fumar es percibido como una trepada sin salida en el fumador que quiere dejarlo, y debe este sentirse suficientemente motivado para abandonar el tabaco, por lo que depende mucho en que el paciente reconozca el estadio y el deseo en que se encuentra para dejar de hacerlo, y en base a esto el médico adoptara la intervención según la base de cambio que se encuentre el individuo, por eso es importante implementar estrategias eficaces que hagan al fumador tomar conciencia de los daños que le van produciendo al pasar los años el habito tabáquico.

Por ellos la intervención del medico debe ir dirigida en una forma mínima, de forma seria, clara, sencilla y personalizada hacia el paciente fumador, lo que puede conseguir un incremento significativo en el grado de abstinencia de los fumadores.


En principio, lo antes expuesto consiste en la fase de preparación del fumador entendiendo que es posible dejar de fumar y que le será fácil conseguirlo con el apoyo familiares y grupos de amigos, y convertir esto en una meta individual de motivos primarios para dejar de fumare igualmente que cada individuo reflexiones cuales son los momento en donde tiene mas posibilidad de fumar, y plantear estrategias para afrontarlo con éxito.


La segunda fase esta basada en la fase de abandono, donde se establece una fecha para dejar de fumar. En esta se pueden ayudar con tratamientos farmacológicos adecuados, técnicas de control de ansiedad, de manejo de estrés, asi como técnicas de relajación. En esta fase se puede dar el síndrome de abstinencia el cual consiste en irritabilidad, enfado, ansiedad, inquietud, dificultad de concentración, el cual ocurre en las primeras 4 semanas, seguido de insomnio, pérdida de apetito alrededores de la 10 semanas.


Una tercera fase consisten en una fase de mantenimiento, la cual se hace imprescindible la necesidad de reconocer los momentos de reconocer las recaídas y tratar de enfrentarlo con éxito, tratando de afianzar en cada momento ideas positivas y crearse la percepción y la seguridad de que el deseo de fumar de puede controlar. Es bueno señalar que en algunos casos existen recaídas y verlo con un accidente previsible, pero retomando de nuevo la idea de que es un hecho que se puede superar y que el abandono del tabaco es posible para el bienestar de la salud respiratoria y de los múltiples daños cardiovasculares, enfermedades coronarias, infartos y los múltiples cáncer en diferentes sistemas del organismo.

Dr. Plutarco arias.
Neumólogo

La excelencia al alcance de todos