SANTIAGO.-La clínica Unión Médica realizó el primer Simposio de Actualización de Hipertensión Arterial, los días lunes 3 y jueves 6 de octubre de este año, el cual fue impartido por los Residentes de Medicina Interna de este centro de salud.

La exposición la hicieron los médicos Rosanna Sala, Rosa Santo, Alexis Fraquel, Candy Bloise y José Miguel Grullón, para lo cual contaron con el respaldo del Laboratorio Asofarma, como parte de la logística para desarrollar la importante actividad.

La iniciativa contó con el apoyo de los y las especialistas de medicina interna, doctores Francisco Mejía Ortiz, Edgar Luna, Claudia Rodríguez, Claudia Regalado, Emilio Cruz y Odette Persia, de Medicina Interna; Dr. Carlos Cruz, Nefrólogo y los galenos Solangel Ureña y Carmen Grullón, del área de la cardiología, ésta última asesora de dicho evento.

Además participaron los actuales Residentes de la Sub-Especialidad de Medicina Crítica, doctores Carolyn Aquino, Julissa Abreu, Washington Acosta, Sorangel Liriano, Auris Ogando, Josselyn Contreras y Miguelina Cruz.

La presión arterial es la presión que ejerce la sangre contra la pared de las arterias, la cual está determinada por el gasto cardiaco dependiente a su vez del volumen sistólico y la frecuencia cardiaca, y la resistencia vascular periférica dependiente de la función y estructura vascular.

La regulación de la presión arterial es a corto y largo plazo, a través de los barroreceptores y lo quimiorreceptores, así como por el sistema renina angiotensina aldosterona respectivamente.

Hipertensión Arterial es una enfermedad crónica degenerativa caracterizada por un incremento sostenido de las cifras de presión sanguínea en las arterias.

Este padecimiento se presenta en uno de cada tres personas, según el estudio EFRICAR II afecta a 3.5 millones de dominicanos equivalentes a 35% de la población, de los cuales un 50% no toman medicamentos, por lo que la HTA sigue siendo la principal causa de muerte en República Dominicana.

Existen factores de riesgo modificable así como no modificable, los cuales son tomados en cuenta para la estratificación de riesgo y determinar terapéutica de los pacientes.

Partiendo de su fisiopatología se describe la hipertensión esencial, la cual se desconoce la causa y la hipertensión secundaria que es el resultado de factores tanto extrínsecos como intrínsecos capaces de vencer los mecanismos de regulación a corto y largo plazo de la presión arterial.

La HTA es una enfermedad silente, predominantemente asintomática por lo que es capaz de producir daño orgánico significativo, destacando cardiopatías, retinopatías, vasculopatías central y periférica y nefropatías, determinando así un riesgo elevado de presentarse los eventos cardiovasculares.

Según la guía publicada por la Sociedad Europea de Hipertensión en el 2013, la misma estableció la clasificación según las cifras tensionales, considerándose como optima a aquellos niveles de sistólica menor de 120mmhg y diastólica menor de 80mmhg, normal sistólica entre 120 y 129mmhg y diastólica 80-84mmhg, normal alta 130-139mmhg de sistólica.

También diastólica 85-89mmhg, grado 1 sistólica 140-159mmhg y diastólica 90-99mmhg, grado 2 sistólica 160-179mmhg y diastólica 100-109mmhg, grado 3 sistólica mayor o igual a 180mmhg y diastólica mayor o igual a 110mmhg.

Además la sistólica aislada mayor o igual a 140 mmhg con diastólica menor de 90 mmhg. Otro aspecto que destaca esta guía es la importancia y uso del monitoreo ambulatorio de presión arterial (MAPA) y de la auto medición de presión arterial (AMPA) para establecer el diagnostico de hipertensión.

Tanto el octavo reporte del Comité Nacional (JNC8) como la guía de la ESC/ESH dejan en claro la importancia de modificar el estilo de vida del paciente para la reducción de la presión arterial, como hacer ejercicio, comer saludable, baja ingesta de sal así como el abandono de hábitos tóxicos.

Este procedimiento se recomienda realizar antes de iniciar terapia farmacológica, la cual debe ser iniciada si no se consigue la reducción con los cambios en el estilo de vida o según riesgo cardiovascular moderado-severo de dicho paciente.

Los fármacos propuestos para el manejo son los diuréticos tiazidas, BCC, IECA, BRA y BB, siendo estos escogidos según criterio médico y la individualización de cada paciente.

La excelencia al alcance de todos