El estreptococo del grupo B (SGB) es una bacteria común en el sistema digestivo, genital y urinario del ser humano, es capaz de producir infecciones de piel y tejidos blandos principalmente a personas hospitalizadas, ancianas o con alguna enfermedad grave.

La doctora María Lucila Severino de la clínica Unión Médica dice que la importancia de realizar estudios a mujeres gestantes con algún dato sospechoso puede ayudar a detectar el estreptococo del grupo B, para evitar las consecuencias que puede tener para el recién nacido esta bacteria en caso de no ser tratada.

Explica que dicha bacteria presenta una gran variabilidad de colonización dependiendo de la geografía o raza, sin diferencias significativas entre mujer con embarazo o sin él.

La gineco-obstetra destaca que en la mujer embarazada puede dar lugar a endometritis, infección puerperal, rotura prematura de membranas o simples infecciones urinarias durante el embarazo.

“Debemos tener en cuenta que en el momento del parto puede haber una trasmisión vertical que podría dar lugar a una infección neonatal dando lugar a problemas como neumonía, sepsis neonatal y la meningoencefalitis en el recién nacido”, expresó.

La especialista indicó que, estas dos últimas situaciones cursan con una mortalidad entorno al 10 y 40% y una incidencia de 1 a 10 casos por 1000 nacidos con vida.

CONSECUENCIA:

Lucila Severino afirma que las posibles consecuencias que pueden desarrollarse a nivel neurológico a causa de la meningitis se estiman entorno al quince y treinta por ciento.

Dijo que las manifestaciones en el recién nacido pueden encontrarse:
Infección neonatal precoz: Antes de los siete días de vida, el recién nacido se infecta vía vertical.

Además infección neonatal tardía: Después de los siete primeros días de vida, el recién nacido se infecta vía vertical, por medio de la comunidad o mediante una infección nosocomial.

Por tal razón dice que la detección precoz de la mujer embarazada portadora de estreptococo del grupo B (SGB), y realizar tratamiento profiláctico en el parto ayuda a prevenir las posibles consecuencias en el recién nacido

RECOMENDACIONES:
Entre las recomendaciones que hace la doctora Severino para el control de complicaciones, son la realización de cultivo y análisis del exudado vagino-perineal el tercer trimestre a todas las embarazadas entre las Semanas 35-37.

Asegura que para aquellas mujeres que presenten un parto prematuro, una rotura de membranas con un tiempo de evolución mayor de dieciocho horas, urocultivo con presencia de la bacteria estreptococo del grupo B (SGB) o antecedentes de infección neonatal serán tratadas siempre en el parto.

Dijo que el tratamiento preventivo y de elección se basa en el uso de penicilina 5 millones de unidades por vía intravenosa como dosis de inicio y seguir administrando 2,5 millones cada 4 horas hasta el parto, como alternativa podemos usar ampicilina 2 g intravenosa como dosis inicial y luego 1 g cada 4 horas hasta el parto.

Sostuvo que cuando exista alergia a la penicilina, podemos usar cefazolina (2 g intravenoso de manera inicial y 1 g cada 8 horas), eritromicina (500 mg intravenoso cada 6 horas) o clindamicina (900 mg intravenoso cada 8 horas).

La también especialista materno fetal señala que cuando el estreptococo sea resistente debe usarse Vancomicina 1 g intravenosa cada 12 horas.

“No debemos tratar la colonización por estreptococo del grupo B, debido a que no es efectivo y puede provocar efectos negativos”, subrayó.

En ese sentido Severino dijo que estas medidas han conseguido disminuir la tasa de infección neonatal un 0,34/1000 nacimientos y disminuir la tasa de muertes entre un 10 al 20%.

La excelencia al alcance de todos