En conmemoración de la Semana Mundial de Lactancia Materna les traemos estos 10 consejos para que, desde el primer día, tu pecho produzca leche suficiente para alimentar a tu bebé.

1. Comienza la lactancia inmediatamente después del parto. Es importantísimo porque en ese primer momento tras el nacimiento, tu bebé estará en un estado de alerta tranquila que facilita el contacto inicial con la lactancia. En esta etapa es más fácil que el bebé se agarre más rápidamente a tu pecho.

2- Observar si el bebé succiona adecuadamente la leche. Para que eso sea posible, lo mejor es ponerlo cómodo, además de posicionarlo y acomodarlo bien sobre tus brazos. El pezón debe estar bien ajustado a la boca del bebé.

3. Amamanta día y noche. Es la mejor receta para que tu pecho produzca leche suficiente. Así, durante las primeras semanas, tu hijo debería hacer unas 8-10 tomas cada 24 horas.

4. Acaba el primer pecho antes de colocarle en el segundo. Sólo así te asegurarás de que lo ha vaciado bien. Al principio, tu pecho le ofrece la leche más aguada para calmar la sed, y al final, la más rica en grasas y vitaminas.

5. Ofrécele el pecho a demanda. Olvídate del reloj y observa a tu hijo. Cada niño sigue su propio ritmo y algunos tienen apetito cada 2 horas, y otros harán tomas sin intervalos fijos. Además, ten en cuenta que hay bebés que vacían el pecho en 5-10 minutos, y otros que necesitan mucho más tiempo.

6. No le ofrezcas biberones de leche artificial o suero glucosado. Si la lactancia se establece correctamente, tu pecho producirá leche suficiente para alimentar a tu bebé. Si das el pecho que sea solo eso. Conyugar una y otra cosa solo bajo orientación médica.

7. Evita el “bobo” o chupete. Especialmente los primeros 10 días, hasta que la lactancia esté bien establecida. Así, le evitarás la confusión con el pezón.

8. No olvides que el pecho es más que alimento. La succión les tranquiliza y, por tanto, tu bebé no siempre pide el pecho porque tenga hambre. Tal vez, sólo necesite unos minutos de contacto piel con piel. No se los niegues.

9. Descansa y sigue una alimentación correcta. Sigue una dieta equilibrada, de unas 2.500 kcal, y duerme todo lo que te permita tu bebé. Es importante para que la madre produzca más leche, que esté relajada, tranquila, que se duerma bien y que se alimente adecuadamente. Debes evitar las bebidas con té y café, así como el tabaco y el alcohol, y beber mucho líquido.

10. Busca ayuda. Tu familia, tu pediatra y los grupos de apoyo a la lactancia son los pilares en los que debes apoyarte ante cualquier duda o dificultad con la lactancia.

Fuentes: Guía del Niño

diariosalud.do

La excelencia al alcance de todos